Según las leyes de la aviación, una abeja no debería tener la capacidad de volar. Sus alas son demasiado pequeñas para levantar su regordete cuerpo del suelo. La abeja, sin embargo, vuela, porque a las abejas no les importa lo que es imposible para los humanos. Bee Movie